_________
CorazonTierra

De 36 mil especies de fríjoles existentes en el mundo, los colombianos están acostumbrados a comer muy pocos (la mayoría rojos).

“La gente no conoce la agrodiversidad que tenemos”, explica Ati Quigua, líder Tayrona de la Sierra Nevada de Santa Marta, invitada a un conversatorio en Dosquebradas por la Red de Médicos Concientes.

Su concepto sobre el poco o escaso conocimiento que tiene la población sobre los alimentos que se ingestan a diario y las semillas de donde proceden, lo recalca cuando advierte que de 1500 variedades de hongos, se suele consumir solo el champiñón. “Y llega al país, importado”, acota.
Con propiedad, Ati Quigua, concejal de Bogotá en los períodos 2004-2010, aduce que “nuestro primer acto es concentrar la cabeza con la tierra, por eso nacemos de cabeza”.

A renglón seguido, agrega que la constitución colombiana habla de los derechos humanos, pero nada de los derechos de la tierra. “No se nos puede olvidar que las palabras están relacionadas con plantas sagradas, que venimos de una semilla humana, que hay otras naturales y vegetales. Desde que existe la concepción, el nacimiento, desarrollo y reproducción, somos semillas”.

Por eso promueve en el territorio nacional un referendo por el derecho a la naturaleza, creando conciencia de los daños que causan los alimentos transgénicos y los paquetes agrotóxicos de las grandes industrias transnacionales.

DSC_1923

“Esas grandes industrias se apropian de las semillas de los pueblos, poniendo en juego la biodiversidad del país. Hay que volver a los policultivos, por ellos estamos recogiendo millón y medio de firmas para promover el referendo”, precisó.

La líder indígena recordó las 70 toneladas de arroz incautadas a los campesinos en Campo Alegre, Huila. “Estamos en contra de la resolución 970 que le prohíbe a los campesinos sembrar sus propias semillas. El llamado es al corazón de la tierra”, concluyó la líder.

Fuente: http://www.eldiario.com.co/seccion/DOSQUEBRADAS/llamando-al-coraz-n-de-la-tierra1401.html

_________
Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *