_______
tierra
ttulotierra

Si bien los promotores de los alimentos genéticamente modificados (transgénicos) recurren al argumento de tomar decisiones con bases científicas, lo cierto es que se ha desarrollado poco conocimiento en este aspecto de forma independiente, como para evaluar objetivamente este tipo de alimentos.

La controversia actual surge por la utilización de una cantidad limitada de evidencia que apoya los supuestos ocultos que existen sobre el conocimiento, el desarrollo, la agricultura industrializada, la ciencia, la tecnología y la cultura.

La discusión en esta temática se ubica en el contexto de la agricultura industrial; ya que los alimentos transgénicos son una rama emergente de un enfoque que asume que ésta es más científica, que representa el progreso y que es la única esperanza para cubrir las necesidades alimentarias del mundo. Por otra parte, los críticos de los alimentos transgénicos sostienen que el motivo subyacente de este modelo de producción está más relacionado con el control y la dependencia que desean ejercer las corporaciones sobre la agricultura que con producir alimentos para los seres humanos; además, su puesta en práctica conlleva inevitablemente riesgos e impactos ecológicos negativos que destruyen también la cultura y el conocimiento de la agricultura rural (Fox, 1992; García, 2006; Herbert, 2005).

La diferencia entre ambos criterios refleja dos filosofías. Los proponentes de la ingeniería genética tienden a defender una visión reduccionista de la ciencia, piensan que la mejor forma de explicar las cosas es reduciéndolas a las unidades constituyentes más pequeñas. Los segundos, los críticos, tienden a promover un enfoque holístico más sensible al contexto, orientado a los sistemas, donde las interrelaciones e interdependencias son centrales (Herbert, 2003, 2005). Este conflicto entre los enfoques precitadosn se refleja en los argumentos utilizados por los defensores de la ingeniería genética, al afirmar que la modificación genética es mucho más precisa que las técnicas de cruzamiento previas,porque las secuencias genéticas insertadas están bajo control, y que –por lo tanto- todo en el organismo permanece igual excepto el gen modificado, porque los genes sólo expresan lo que tienen codificado con especificidad (Herbert, 2005).

En oposición a ello, los defensores de la perspectiva holística señalan que en realidad es muy poco lo que está bajo un verdadero control por parte del ser humano, al considerar que siendo el gen el material hereditario que ocupa un lugar definido en un cromosoma, no se ha logrado aún controlar dónde se insertarán con precisión los genes en el genoma y tampoco se ha logrado controlar la reacción sistémica del organismo modificado, o el fenómeno denominado “pleotropía” (propiedad de uno de los genes de influir en más de un carácter), de manera que pueden presentarse efectos inesperados no deseados, imposibles de conocer sin estudios previos (Herbert, 2003). El objetivo de este artículo es dar a conocer algunos de los riesgos e incertidumbres que se asocian al consumo de los alimentos transgénicos.

Aspectos básicos de los alimentos transgénicos La modificación genética implica introducir en los alimentos, genes provenientes de otras especies (u organismos), porque esta información específica que contiene el gen introducido no se transmite naturalmente por los métodos reproductivos tradicionales, por lo tanto se recurre a métodos invasivos, ya sea inyectándolos, o utilizando técnicas basadas en una acción viral o bacterial. Esta modificación implica introducir códigos genéticos de una proteína que nunca estuvo presente en ese organismo. Por lo general, el gen introducido está acompañado por secuencias, y entre ellas un promotor que es el que controla la expresión de los genes introducidos, encargado de activar al gen en cuestión y por lo tanto el que inicia la transcripción del ácido desoxirribonucleico (ADN). Este promotor es generalmente tomado de virus de plantas. Asimismo, hay un gen marcador que permite que los ingenieros genéticos comprueben si el gen que se intenta introducir está presente y se caracteriza, por lo general, porque es resistente a algún antibiótico o herbicida (Herbert, 2003).

Aspectos críticos para la salud

Gran parte de la controversia sobre los alimentos genéticamente modificados gira en torno de hasta qué punto son un riesgo y si vale la pena correrlo. Entre los riesgos y preocupaciones en esta área están los siguientes (Herbert, 2003): – Alergias: los genes codifican proteínas y algunas de éstas pueden provocar alergias. Sobre este particular hay que reconocer que ningún examen puede prevenir con certeza la alergenicidad, por lo que –entre otros aspectos- son insuficientes las pruebas de equivalencia sustancial que se realizan en esta materia. Hay varias razones para que así suceda. Primera, la mayor parte de las proteínas que son alergénicas son estables en el calor y permanecen estables durante la digestión, pero algunos alergenos no son estables en ambos casos, por lo que los procedimientos de prueba convencionales los pasarían por alto. Segunda, muchos alergenos comparten secuencias genéticas con alergenos que ya se conocen, pero no en todos los casos. Tercera, las proteínas alergénicas no tienen que estar codificadas por un solo gen introducido en una secuencia que se considera inocua, dada la posibilidad de que se hayan insertado diversas secuencias en diferentes sitios del genoma.

Son diversas las consecuencias de las alergias a los alimentos y de la especial sensibilidad a éstos. Una reacción severa es el shock anafiláctico (anaphylactic shock), cuyos síntomas incluyen dolor intenso, problemas para respirar y puede incluso llegar a ser mortal. Hay consecuencias menos severas, entre las que se encuentran el salpullido, efectos de malestar generalizado o gastrointestinales, como diarrea o estreñimiento. También se puede tener la sensación de estar agripado. En cuanto a la sensibilidad a los alimentos, ésta puede durar desde horas hasta días y pasar inadvertida por los exámenes de rutina utilizados para detectar alergias.

La alergia a los alimentos es un problema particular entre los infantes y bebés, ya que puede perdurar de por vida, así como causar dificultades para el aprendizaje y en el comportamiento neuronal, entre otras (Álvarez et al., 2004; FAAA, s.f.). Las poblaciones precitadas son particularmente vulnerables porque tanto la capa que cubre su sistema digestivo como su sistema inmunológico están aún inmaduros. Además, los bebés consumen, comparativamente, una variedad limitada pero mayor (relativa a su peso corporal) y constante de alimentos; por ejemplo, la ingesta de leche de fórmula de soya transgénica. A la fecha no se han realizado investigaciones específicas de los alimentos genéticamente modificados y sus posibles efectos en las poblaciones de alto riesgo o vulnerables, como los niños pequeños, los enfermos, las personas de la tercera edad, las mujeres embarazadas, las lactantes y las que tienen comprometido su sistema inmunológico.

Al respecto hay que considerar que los agentes alergénicos y las toxinas pueden surgir no sólo de los propios genes insertos, sino que también pueden originarse de los eventuales cambios que lleguen a darse en el comportamiento de los organismos una vez que éstos han sido genéticamente modificados. Así, por ejemplo, puede presentarse una producción mayor o menor de una sustancia que normalmente podría producirse en cantidad muy limitada podría hacerlo ahora en cantidad mayor, y viceversa, lo que eventualmente conllevaría a riesgos en la salud de los consumidores. Además, el gen puede insertarse en medio de otros genes, interrumpiendo o variando así sus funciones originales. La producción de proteínas puede verse afectada de diversas formas, mientras que la respuesta del organismo al ser genéticamente modificado puede alterar su metabolismo de distintas maneras, como por ejemplo, originando reacciones secundarias con efectos dañinos para la salud.

David contra Monsanto

El mundo según Monsanto

Semillas de Libertad

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *